viernes, 11 de enero de 2013

viernes, 4 de enero de 2013

Tarantos

Las cuevas siempre me han fascinado, por lo que tienen de andar entre dos mundos, dentro y fuera, consciente e inconsciente. Esas cosas que guardamos y que alguna vez necesitamos sacar a la luz, o entrar para descubrirlas.

En este caso utilice el fantasma, agotada resaca que también tenía su parte de cueva.