lunes, 14 de febrero de 2011

Vulcana





Necesito cerrajero/a.
Hogar dulce hogar, si es que no puede ser, me levanto a las 6 de la mañana todo el día de un lado para otro y cuando al fin llegas a casa a las mil de la noche, bueno a las 9, pero con semejante madrugon son las mil, solo quiero sofa y una sopita caliente, que no es pedir tanto, pues decide la cerradura que no se abre. ! Muy bonitoooooooo ! y que si llamo a un vecino que si a otro, todo mujeres..., al final ha terminado el hueco de la cerradura tapado con papel de cocina, al mas puro estilo de los baños de los bares

10 comentarios:

இலை Bohemia இலை dijo...

...vamos la guinda del pastel de un día agotador...no?

Besos relajantes!

juan rafael dijo...

Leantarse tan temprano nunca trae nada bueno.

La Rata Paleolítica dijo...

Y menuda rabia que da.
Me pillas pelín a desmano, pero seguro que tienes a alguien manitas un poco más cerca.

Besos Isa.

Belén dijo...

Pues vaya guinda de pastel, guapa...

Besicos

leo dijo...

Qué faena. Me pasó parecido hace no mucho. Es desasosegante no poder entrar en casa. Y lo que te cobra el cerrajero no digamos.
Un besote.

Tawaki dijo...

Claro, dejas abandonado el piso todo el día y luego quieres volver de buenas a primeras. El piso también tiene su corazoncito y necesita que lo mimen. No me estraña que te haya cerrado la puerta...

Cris dijo...

La última y espero que la única vez que llemé al cerrajero fue porque me dejé las llaves dentro. Era Miniyó muy pequeño todavía, y lloraba en el portal y me desesperaba.
Llegó el cerrajero, le dio poco más que una patada a la puerta, y me dijo "42€".
Yo cogí a Miniyó y le puse cara de "¿de verdad no te doy pena?".
Pero no. 42€.

En fin... que se solucione pronto...

Besitos.

María Cristina dijo...

pasando a visitarte, abrazos desde Bolivia

Hyku dijo...

Mientras no se meta gente en casa, pensando que eres una okupa..

Besos con cerrojo

Isabel dijo...

Sigo aquí, aunque dentro del silencio relativo. Espero que te hayan arreglado ya esa cerradura. Besitos!!!