sábado, 24 de noviembre de 2007


Hay cosas que te dejan en silencio y en paz, duran un instante, pero permanecen escondidas en la memoria una vida

3 comentarios:

Aires dijo...

Es un regalo el de quien conserva la capacidad de admiración por esos instantes súbitos e irrepetibles que nos trasmiten ternura al espíritu. Besitos.

ISOBEL dijo...

pues si, son un lujo

sallopilig ref dijo...

y algo más