domingo, 24 de octubre de 2010

La poesía es un atentado celeste




La poesía es un atentado celeste 
Yo estoy ausente pero en el fondo de esta ausencia
Hay la espera de mí mismo
Y esta espera es otro modo de presencia
La espera de mi retorno
Yo estoy en otros objetos
Ando en viaje dando un poco de mi vida
A ciertos árboles y a ciertas piedras
Que me han esperado muchos años
Se cansaron de esperarme y se sentaron
Yo no estoy y estoy
Estoy ausente y estoy presente en estado de espera
Ellos querrían mi lenguaje para expresarse
Y yo querría el de ellos para expresarlos
He aquí el equívoco el atroz equívoco
Angustioso lamentable
Me voy adentrando en estas plantas
Voy dejando mis ropas
Se me van cayendo las carnes
Y mi esqueleto se va revistiendo de cortezas
Me estoy haciendo árbol Cuántas cosas me he ido convirtiendo en
[otras cosas...
Es doloroso y lleno de ternura
Podría dar un grito pero se espantaría la transustanciación
Hay que guardar silencio Esperar en silencio
Vicente Huidobro

4 comentarios:

Olga (la espectadora) dijo...

Tu pintura le va de perlas a este poema.
Encontrarse para ser encontrado. Habitar en la ausencia para convertirse en presencia.
Me gusta. Besicos y abrazos

juan rafael dijo...

Conocía al pulpo Paul, ahora conozco al pulpo Vicente.

La Rata Paleolítica dijo...

Me ha encantado la acuarela Isa. Se me dispara la imaginación al verla; Es un ser con aspecto de alga, pero no sale del suelo, tiene cabeza, brazos y piernas, que flotan y se mueven. Es muy ligero. Y mira con serenidad a lo que tiene delante. (Si Mr Sigmund levantara la cabeza, uf, uf...).

Por cierto, me he reído un rato con un comentario que has dejado en el blog de leo, y te he dejado un comentario allí, que tontería, te lo podía haber puesto aquí, tengo la neurona fundida.

Besos artista.

Jesús.

isobel dijo...

Olga, en esas andamos, ya veremos donde terminamos, besitos

juan rafael, en paz descanse, besitos

Ratilla, se me ha muerto la almeja y para colmo la he achicharrado, tengo un olor en casa... besitos