domingo, 9 de enero de 2011

sin zapatos

La leyenda de Fatumech 1966

4. Me topé con un vendedor de cordones de zapatos
en una callejuela del zoco
Quería venderme unos cordones
a mí que no tengo zapatos
cordones rojos, negros, de algodón, de seda
No veía que iba descalza
Este hombre tenía que estar ciego o loco
o quizá fuese ese cuerdo
Nos saludamos
con el signo que significa «Ya sabes».
Y ambos nos echamos a reír

Gunnar Ekelöf

11 comentarios:

dintel dijo...

La verdad es que lo peor sería comprar esos cordones sin tener zapatos.

Belén dijo...

Lo mejor y más cómodo, sin zapatos y sin cordones...

Besicos

leo dijo...

Descalza, qué bien.
Me quedo rumiando el cuento.
Besos de lunes.

juan rafael dijo...

Dile a Gunnar que traiga a su amigo porque a mi en la tienda me preguntan muchas veces que si vendo cordones de zapatos y no, no vendo.

raúl dijo...

sin zapatos y a lo loco.
nadie es perfecto!!

இலை Bohemia இலை dijo...

Yo compraría los cordones y me haría con ellos un collar...

La Rata Paleolítica dijo...

Ya sabes, si, jajaaa...

Jesús.

Isabel dijo...

Cada uno hace lo que la necesidad le dicta. Besitos, mi niña!!

Tawaki dijo...

Nos quieren vender tantas cosas que no necesitamos... Y, sobre todo, deseamos comprar tantas cosas superfluas...

Besos.

Cris dijo...

Si yo vendiera cordones, intentaría vendérselos a todo el mundo... si cuela, cuela... :)

Besos de echaba de menos pasar por aquí...

Maria dijo...

No hay que perder la esperanza, je je, quizás los cordones de hoy sean los zapatos de mañana. Un abrazo